Mostrando entradas con la etiqueta cancer. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cancer. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de febrero de 2017

“Cáncer de ovario” estás son las señales de advertencia de este asesino silencioso que las Mujeres no debemos de ignorar!



El cáncer de ovario ha sido mencionado como el “asesino silencioso”, pues al igual que en otros tipos de cánceres, los síntomas pueden aparecer cuando la enfermedad ya está bastante avanzada y es difícil de tratar. Este tipo de cáncer es el segundo de tipo ginecológico más común entre las mujeres, pero es el que tiene más alta tasa de mortalidad ya que en casi todos los casos se descubre cuando es demasiado tarde.


De acuerdo con los informes de los últimos años, sólo un 50% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario logran sobrevivir hasta 5 años después del diagnóstico inicial. Esto se debe a que en muchos casos se detecta en una etapa muy avanzada. Sin embargo, los expertos aseguran que la detección temprana de esta enfermedad aumenta la expectativa de vida hasta un 95%.
El cáncer de ovario puede aparecer en mujeres de cualquier edad, pero el riesgo crece a partir de los 50 años en adelante, siendo las mujeres de 65 años las que corren un mayor riesgo de padecerla. Es importante informarse y conocer algunos síntomas que podrían alertarnos sobre un posible cáncer de ovario. Antes, cabe recordar que son señales de alerta que deben ser estudiadas por un especialista, ya que también pueden estar relacionadas con otros problemas de salud.
Señales de advertencia de cáncer de ovario
Los siguientes síntomas han sido relacionados con el cáncer de ovario, aunque también pueden ser señales de otros problemas de salud. Tenerlos en cuenta e identificarlos puede ser clave para detectar a tiempo esta enfermedad y recibir un tratamiento oportuno.
Distensión abdominal o hinchazón: aunque es un síntoma común de diferentes problemas de salud, sentir el estómago inflamado y notar que el abdomen aumenta nos podría estar indicando un cáncer de ovario. Si notas que con frecuencia te ocurre este problema, lo mejor es que consultes al médico.Síntomas digestivos: además de la distensión abdominal, síntomas como la indigestión, estreñimiento, calambres y molestias abdominales, o cualquier cambio en las deposiciones, también son señales de alerta.

Dolor pélvico: un dolor pélvico puede ser una señal muy importante acerca de esta enfermedad. Si el dolor es frecuente y parece no tener una explicación, lo ideal es consultar al médico y evitar disfrazarlo con algún tipo de analgésico.
Dolor de espalda: si experimenta dolor en la parte baja de la espalda y no tiene alguna razón para explicarlo, puede ser otro síntoma de esta enfermedad.
Micción frecuente e incontrolable: si de un momento a otro empiezas a sentir ganas de orinar frecuentes y que casi no puedes controlar, puede que algo no ande bien. Por lo general, estas molestias vienen acompañadas de un dolor o ardor al orinar y frecuente deseo de orinar en intervalos cortos. Estos síntomas pueden indicar la debilidad de los músculos del suelo pélvico, o también pueden ser síntomas claros de una infección urinaria. Sin embargo, es importante consultar al médico, ya que se ha demostrado que también pueden ser síntomas comunes del cáncer de ovario.
Pérdida o aumento de peso inexplicable: muchas mujeres suelen sentirse muy contentas cuando pierden mucho peso inexplicablemente, pero deben saber que esto no es normal y puede ser signo de que algo anda muy mal en el organismo. Lo mismo ocurre cuando hay un aumento de peso inexplicable. Por lo general también se puede experimentar una pérdida del apetito o sensación de saciedad todo el tiempo.
Fatiga: las personas pueden sentir fatiga por muchos problemas de salud e incluso estrés. Sin embargo, este síntoma también es bastante común cuando se padece de cáncer de ovario. Sentirse frecuentemente cansado, sin energías y débil es signo de que algo no está bien.
Dolor durante el acto sexual: si en lugar de disfrutar sus relaciones sexuales nota que frecuentemente siente dolor, consulte al médico ya que también es un síntoma común de cáncer de ovario.

Otros síntomas que tener en cuenta
Sangrado vaginal en mujeres posmenopáusicas.
Náuseas o vómitos.
Anemia.
Dolor de estómago frecuente.
Diagnóstico de cáncer de ovario
El cáncer de ovario es muy difícil de detectar ya que no suelen aparecer síntomas en sus primeras etapas de desarrollo. Sin embargo, al experimentar algunos de los síntomas mencionados anteriormente y consultar al médico, se puede diagnosticar tempranamente mediante la ecografía, la tomografía axial (TAC), la resonancia magnetica y un análisis de sangre llamado CA-125.


Este Video Te Puede Interesar 
loading...

sábado, 24 de diciembre de 2016

La carne a la parrilla aumenta el riesgo de cáncer de páncreas



¿Qué secretos esconde la carne a la parrilla?
La carne asada o la parrilla es una de las formas más deliciosas de cocinar la carne, pero no la más saludable, y esto se debe a que al cocinar la carne a altas temperaturas, como el caso de la parrilla, hace que se creen en esta productos químicos que resultan tóxicos para los seres vivos, como lo son las aminas heterocíclicas (HCAs por sus siglas en inglés), que están vinculados al cáncer.


Otro de los peligros latentes son los llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP por sus siglas en inglés) también asociados directamente al cáncer, los cuales llegan a impregnarse en la carne mediante la quema de carbón o madera, por ejemplo, cuando la grasa cae en la lumbre, genera un exceso de humo que llega a rodear la comida cargándola de este componente cancerígeno.

Es por ello que la carne a la parrilla por lo general está cargada de múgatenos como los HCAs y PAH, que poseen la capacidad de causar cambios en el ADN aumentando el riesgo de cáncer, hecho demostrado en diversos experimentos realizados en animales.

Riesgos directos del consumo de HCAs y PAH productos químicos encontrados en la carne a la parrilla

Existen diversos estudios que han estimado el riesgo de desarrollar cáncer tras la exposición a los HCAs y PAH contenidos en la carne a la parrilla, concluyendo lo siguiente:

  • El riesgo promedio de cáncer debido a la exposición ha amina heterocíclica es de 1 de cada 10.000 personas promedio a más de 1 de cada 50 en caso de personas que consumen grandes cantidades de carnes musculares bien cocida (carne de res, cerdo, pescado, aves de corral), especialmente pollo a la parrilla.
  • Las personas que consumen carne bien cocida a altas temperaturas de forma regular tienen un riesgo 60 por ciento mayor de cáncer de páncreas.
  • En muchos experimentos, roedores alimentados con una dieta alta en HCAs desarrollaron tumores en mama, colon, hígado, piel, pulmón, próstata, y otros órganos.
  • Animales alimentados con PAHs desarrollaron leucemia y tumores en el tracto gastrointestinal y los pulmones.

    ¿Cómo disfrutar de una buena parrilla y disminuir los riegos a la salud?
    Si al conocer esta información aun no estás listo para dejar de comer carne asada, te invito a seguir estas recomendaciones y así disminuir los riesgos a los cuales te has expuesto hasta ahora.
    1. Adereza y aplica especias a tus carnes
    Las especias y otros marinados, como el vinagre y el aceite de oliva, son ideales para añadir sabor a las carnes, pero lo que tal vez desconocías es que estas pueden reducir significativamente el número de subproductos tóxicos que se producen con la cocción.
    Para ello puedes añadirlos directamente a la carne o colocarlos a través de un marinado o en polvo. Los productos más recomendados para usar son:
    Especias_que_disminuyen_las_HCAs_Todos estos han demostrado ser eficaces para reducir los niveles de aminas heterocíclicas en muchas carnes.

    2. Marina tus carnes con cerveza y evita otras salsas
    La salsa barbecue o salsa de barbacoa ha demostrado causar un aumento significativo en la formación de sustancias químicas duplicando e incluso triplicando los niveles de HCA después de 15 minutos de cocción.
    Por el contrario, investigaciones demostraron que el marinar la carne en cerveza por unas 4 horas y luego llevarla a la parrilla, disminuye significativamente las cantidades de PAHs que se generan, siendo la carne marinada con cerveza más oscura, la que obtuvo mejores resultados, presumiblemente por su más alto nivel de antioxidantes.  
    3. Enriquece tu alimentación con vegetales y alimentos fermentados
    El llevar una alimentación alta en vegetales y productos fermentados ayuda a neutralizar los efectos negativos de las HCAs y otros subproductos de la cocción.
    Así que si consumes alimentos asados, asegúrate de comer muchos vegetales, especialmente espinacas y crucíferos, sin dejar de lado los alimentos fermentados que más te agraden.
    4. Elije y prepara bien tus carnes
    Al momento de elegir carnes para el consumo lo más recomendado es que esta sea de animales alimentados con pastura o lo conocido como carne orgánica y  esto se debe a que este tipo de carnes es mucho más saludable y posee niveles de tres a cinco veces mayores de ácido linoleico.
    Acido asociado a una amplia gama de importantes beneficios para la salud, desde combatir el cáncer hasta disminuir la resistencia a la insulina y mejorar la composición corporal.
    Una vez que poseas la carne adecuada, la hayas marinado y aderezado correctamente, no olvides tomar en cuenta las siguientes consideraciones:
    • Evitar carbonizar la carne, ya que el área carbonizada es la peor en términos de HCAs, pero esto no eliminara por completo el riesgo.
    • Elimina la grasa de tus carnes antes de cocinarla, esto ayudará a reducir la cantidad de PAH.
    • Trata de que tu comida se cocine alejada del calor y que no quede directamente sobre las brasas, para ello emplea una repisa o una plancha de cedro.
    • Cocina parcialmente la carne antes de ponerla en la parrilla, o córtalas en piezas pequeñas para que se cocinen en menos tiempo y los HCAs no tenga holgura para formarse.
    • Voltea frecuentemente las piezas, ya que esto ayudará a reducir los HCAs.
    • Evita cocinar a la parrilla los hot dogs, salchichas y otras carnes procesadas, ya que los efectos nocivos parecen ser peores en estos tipos de carnes.
    • Si decides asar pollo, quítale la piel antes de la cocción ya que en esta se genera el contenido más alto de HCAs.
    • HCAs
    • Cocina la carne lo menos posible, preferiblemente que quede termino crudo o medio.
    • Ajusta la temperatura de la cocción, ya que una temperatura entre 392º F y 482º F, incluso en el horno, puede triplicar la cantidad de HCAs creados en la carne de res.
    Mi recomendación principal es limitar la cantidad de alimentos asados que consumes y evitar en cualquier tipo de cocción que la carne se llegue a sobre cocinar o quemar.
loading...

Traducir esta pagina

Síguenos Por Email:

Archivos